Recap | El señor de los Anillos: Los Anillos de Poder | Adar

¡Estamos de regreso en la Segunda Edad del Sol con el tercer episodio de Los Anillos de Poder!

Entre las revelaciones que nos fueron presentadas en el episodio, la más interesante fue por fin ver Númenor.

El viaje por mar de Galadriel la hizo cruzarse con el legendario reino de Númenor. La isla es hermosa, magníficamente detalladas y tiene un esplendor que nos ha hecho suspirar mientras recorríamos su calles de mano a sus personajes.

Si está familiarizado con la historia de Númenor a partir de los escritos de J.R.R. Tolkien, ya sean los índices de El retorno del rey o Akallabêth de El Silmarillion, entonces estarás acostumbrado a los visto en la pantalla.

Sin embargo, Los Anillos de Poder nos trae a Númenor en un momento muy específico de su historia. Miriel (Cynthia Addai Robinson) gobierna, pero es una situación precaria; ella es solo una "Reina regente", es decir, no reina por derecho propio. Ella se deja influir por los consejos de Pharazôn (Trystan Gravelle) y aún más por el clima político de Númenor, que es claramente anti-élfico en este punto.

Como Galadriel pronto se da cuenta, este es un cambio marcado desde los orígenes de Númenor. Mientras que la gente de las Tierras del Sur, como Halbrand, desciende de los humanos que se pusieron del lado de Morgoth en las guerras antiguas, los Númenóreanos descienden de los humanos que se pusieron del lado de los Valar y los elfos.

No solo eso: su primer rey fue Elros, el hermano gemelo de Elrond que eligió vivir como humano en lugar de como elfo. Es notable que el episodio que nos presenta a Númenor sea también el primer episodio sin ninguna aparición de Elrond.

Afortunadamente, el sentimiento anti-élfico no lo sienten todos los ciudadanos de Númenor. El capitán del barco que salvó a Galadriel y Halbrand no es otro que Elendil (Lloyd Owen), un nombre familiar de la tradición de El Señor de los Anillos. Un día, será el gran rey que liderará un ejército de hombres en la batalla contra Sauron junto a los elfos de Gil-galad; por ahora, es un humilde capitán de barco cuyo nombre (que significa "amigo elfo") levanta las cejas en la corte. Pero está feliz de darle a Galadriel consejos útiles para navegar en esta atmósfera traicionera. 

Eso no es todo, Elendil tiene un hijo, Isildur (Maxim Baldry), que algún día será igual de famoso. Por ahora, es un marinero testarudo. Isildur también tiene una hermana, Eärien (Ema Horvath), que es una creación original de la serie. No pasamos mucho tiempo con ella en este episodio, pero lo suficiente para saber que es una aspirante a arquitecta y que le encanta montar a caballo, un pasatiempo que aparentemente comparte con Galadriel.

Pero por más frustrada que esté Galadriel con los gobernantes de Númenor, ciertamente la pasa mejor en este episodio que nuestro otro personaje elfo principal, Arondir (Ismael Cruz Córdoba). La última vez que lo vimos fue arrastrado hacia la oscuridad por brazos misteriosos, y ahora vemos a dónde lo llevaron: una cuadrilla de cadenas, donde los orcos obligan a elfos como él a realizar trabajos manuales para continuar construyendo una serie de túneles que les permite a los orcos moverse durante el día sin exponerse a su enemigo: el sol.

Los elfos pensaron que tenían el control de las cosas en el Sur, pero resulta que los orcos han estado haciendo todo tipo de planes en sus narices. Ahora tienen que cumplir sus órdenes, y eso lleva quizás a una de las mejores secuencias del episodio. Cuando los elfos protestan porque un árbol se interpone en su tarea, los orcos les ordenan que lo corten. Los elfos argumentan: este árbol ha estado allí mucho más tiempo que cualquiera de ellos, por lo que se ha ganado el derecho de permanecer donde está.

El comandante orco actúa como si respetara este argumento y ofrece a los elfos un trago de agua. Pero una vez que bajan la guardia, corta uno de sus cuellos. Para protegerse a sí mismo y a su otro compañero, Arondir se encarga de talar el árbol.

Este es un momento particularmente triste, ya que sabemos por El Señor de los Anillos que los orcos eventualmente talarán árboles por todas partes y comenzarán una horrible fase de industrialización que destruirá el medio ambiente. Por horrible que sea ver a Arondir ir en contra de todos sus principios élficos y cortar el árbol, es aún peor saber que este árbol caído es solo el primero de muchos.

Tolkien amaba los árboles y las cosas verdes que crecen, por lo que es correcto que una adaptación de su trabajo trate su destrucción como trágica.

Pero luego, ¡las cosas empeoran! Arondir y sus amigos intentan fugarse de la prisión, lo que al principio parece ir bien cuando los elfos usan como armas la vulnerabilidad de los orcos contra el sol. Pero los orcos tienen algunos trucos bajo la manga y dan rienda suelta a su huargo. Solo hay uno, que honestamente es un poco mediocre para aquellos que hemos visto la escena de los jinetes de huargos de Las dos torres, pero la energía rabiosa de este monstruo aún representa una amenaza: el primer plano de sus ojos enloquecidos es particularmente extraño.

Arondir es capaz de mantener a raya al huargo el tiempo suficiente para que otro elfo salga de la trinchera, y eso es todo lo que necesitan: uno que escape y traiga refuerzos. Pero luego, este elfo es asesinado por flechas en el umbral de la libertad, y Arondir es arrastrado de vuelta al infierno. Los orcos consideran ejecutar a Arondir por su rebelión, pero en su lugar lo entregan a "Adar", su misterioso líder a quien ni siquiera logramos ver antes de que termine el episodio.

Dado que su nombre aparece en el título del episodio, debe ser importante, pero es demasiado pronto para saber si se trata de Sauron o simplemente de un orco carismático. "Adar" es un anagrama de "Arda", el término para la Tierra en el legendarium de Tolkien. 

Este episodio también nos da un breve registro con los pelosos y el Forastero. Tenemos un vistazo a la cultura pelosa, y específicamente su forma de ver la muerte, algo clave en el trabajo de Tolkien. Como pueblo nómada que no puede mantener conexiones con áreas específicas o tumbas, los pelosos recuerdan a sus seres perdidos a través de la narración de historias, un recuerdo colectivo, igualmente divertido y triste, de los que han quedado atrás.

En El Señor de los Anillos, los hobbits valoran el hogar por encima de todo, lo cual está bastante lejos de las preferencias de los pelosos. Sin embargo, se aprecia cómo eventualmente se invertirá. Y al igual que hemos visto anteriormente al Forastero hacer cosas al estilo de Gandalf, como hablar con los insectos y cambiar la atmósfera circundante, ahora vemos su fijación con el fuego, y su posterior descubrimiento por parte de los otros pelosos.

Hasta ahora, su reacción se centra principalmente en su ira hacia Nori, pero falta saber cómo interactuarán el resto de ellos con este hombre alto que puede o no ser Gandalf. Por ahora, finalmente hemos llegado a Númenor y tuvimos un poco de acción de escalada.

Divergente

En Divergente encontrarás noticias recientes sobre literatura, adaptaciones, series de televisión, películas y videojuegos.

Publicar un comentario

¡Deja tu comentario!
¡Tu opinión es muy importante para nosotros!
¡Exprésate con toda la libertad, pero siempre respeta la opinión de los demás!

Entrada anterior Entrada siguiente