Recap | La casa del dragón | Iluminamos el camino

La casa del dragón nos regala otra memorable boda para recordar.

En el primer episodio de La casa del dragón tuvimos la oportunidad de oír hablar a Daemon Targaryen (Matt Smith) de la "Perra de bronce", el apodo que le dio a Rhea Royce, su esposa. El episodio de esta semana conocemos adecuada a Rhea (Rachel Redford).

Ambos se encuentran en una cañada pedregosa en el Valle. Ahí, Daemon escucha a Rhea burlarse de él por perder el Trono de Hierro ante "una niña pequeña", sin embargo, reconoce algo siniestro en los ojos de Daemon. Rhea intenta alcanzar su arco, pero, su caballo se encabrita, dándole a Daemon la oportunidad de desequilibrarlo y hacer que caiga y se rompa el cuello; ella se burla de él por última vez: "Sabía que no podías terminar", antes de que él recogiera una roca para aplastarle el cráneo.

Las Tierras de la Corona


En otra parte de Poniente, el rey Viserys (Paddy Considine), navega a Marcaderiva con la princesa Rhaenyra (Milly Alcock) y su nueva Mano del Rey, Lyonel Strong (Gavin Spokes), quien reemplazó a Otto Hightower (Rhys Ifans). Viserys planea proponer en matrimonio a Rhaenyra con Laenor Velaryon (Theo Nate), hijo de Corlys (Steve Toussaint) y la princesa Rhaenys (Eve Best).

El rey está cada vez está más enfermo. Viserys está pálido y enfermo al llegar. Corlys lo recibe y se muestra receptivo al matrimonio, aunque tiene dudas sobre la sucesión. Le gustaría que los hijos de Rhaenyra y Laenor llevaran el nombre de su padre, como es tradición. El deseo de Corlys es que un Velaryon se siente en el Trono de Hierro, pero Viserys no es tonto.

Permitirá que los niños lleven el apellido Velaryon al nacer, pero cualquier heredero que ascienda al Trono de Hierro lo hará como Targaryen. "Los dragones gobernarán el reino durante los próximos 100 años, tal como lo hicieron el último", dice Viserys, con la profecía de Canción de Hielo y Fuego zumbando en su mente.

Corlys acepta. En privado, está emocionado, pero Rhaenys tiene reservas. "Estamos poniendo a nuestro hijo en peligro", dice, y advierte que "saldrán cuchillos" una vez que Rhaenyra se convierta en reina. Ella sabe mejor que nadie lo que siente el reino por una gobernante femenina.

También está la cuestión de la "verdadera naturaleza" de Laenor. Es un secreto a voces que Laenor prefiere la compañía de los hombres (incluso Corlys lo sabe, aunque espera que su hijo lo "supere"). Rhaenyra también lo sabe y le hace una propuesta a su futuro esposo: se casarán, tendrán algunos bebés y luego satisfarán sus otros apetitos. Eso está bien para Laenor, quien ha estado saliendo en secreto con el Caballero de los Besos, Joffrey Lonmouth (Solly McLeod).

En su viaje de regreso a Desembarco del Rey, Rhaenyra habla con su "amante en secreto", Ser Criston Cole (Fabien Frankel), quien no se siente tan cómodo siendo la pareja secreta de la princesa, tal como lo es Joffrey para Laenor.

Criston le propone a Rhaenyra que dejen Poniente por Essos, donde pueden casarse y vivir una vida libre de política. Es una proposición dulce e ingenua, una que Rhaenyra no puede tomar en serio. Ella está demasiado metida en su papel en este punto. Ella le asegura a Criston que ella y Laenor "comprenden", pero el arreglo lo hace sentir como un "prostituto". Él es un hombre de deber y obediencia, y se está destrozando por romper su juramento de celibato. Casarse con ella es la única forma en que puede restaurar su integridad.

Desembarco del Rey


De vuelta en la Fortaleza Roja, Alicent (Emily Carey) se encuentra con su padre cuando él abandona el castillo. Él la culpa por su despido, diciendo que eligió ponerse del lado de Rhaenyra. Alicent defiende a su amiga: "Ella juró su inocencia y yo le creo". Pero la preocupación de Otto no es tanto por la inocencia de Rhaenyra como por su derecho al Trono. "El reino no la aceptará", escupe, diciendo que ella pondrá a los hijos de Alicent "a espada" para mantenerse en el poder. "O preparas a Aegon para gobernar o te unes a Rhaenyra y rezas por su misericordia".

Sospechosa de todo lo que está pasando, Alicent convoca a Criston una vez que Viserys y Rhaenyra regresan de su viaje. Hay rumores de una "falta de moral", le explica, y Criston comienza a derramar sus entrañas. Esto toma a Alicent completamente desprevenida, ya que la posibilidad de que Rhaenyra se haya acostado con alguien además de Daemon ni siquiera había pasado por su mente.

"Mi juramento se ha roto, me he deshonrado a mí mismo, no merezco ninguna consideración", dice Criston. Alicent está sorprendida, no por la traición de Criston, sino por el engaño de Rhaenyra. Alicent vendió a su padre porque quería creer que su mejor amiga no le estaba mintiendo. Ella le pide a Criston que abandone sus aposentos sin castigo.

Mientras el reino se prepara para una fiesta de bienvenida antes de la boda de Rhaenyra y Laenor, Viserys busca tratamiento para las diversas dolencias que lo aquejan. El rey ha estado en varios estados de angustia médica desde que comenzó la serie, y aquí parece estar al borde de la muerte. Mientras soporta otro baño de sanguijuelas, reflexiona sobre su legado con Lyonel.

"Difícilmente hará una buena canción", murmura mientras reflexiona sobre su poco remarcable reinado. "¿No es mejor vivir en paz que tener canciones cantadas después de que hayas muerto?", pregunta Lyonel. Es una buena pregunta, pero no satisface al rey.

Una boda real


Los invitados a la fiesta de bienvenida para celebrar la unión entre Rhaenyra y Laenor incluyen al fanfarrón Jason Lannister (Jefferson Hall), Gerald Royce (primo de Rhea) y Daemon.

Cuando Alicent llega en medio del saludo de Viserys, su resplandeciente vestido verde atrae miradas desde todos los rincones de la habitación. Como explica Larys, el verde es el color que usan los Hightower cuando van a la guerra. Viserys concluye su discurso proclamando que la unión de Rhaenyra y Laenor iniciará "una segunda era de dragones en Poniente". El comportamiento frío de Alicent es evidente.

Rhaenyra y Laenor entretienen a las masas con un baile coreografiado. El tío de Alicent elogia su liderazgo y dice que Antigua, la sede de la Casa Hightower, la respalda. Mientras tanto, Gerald confronta a Daemon sobre la muerte de Rhea. Él cree que Daemon tuvo algo que ver con eso. Daemon, a quien no le importa lo suficiente como para defender su inocencia, declara casualmente que planea cobrar su herencia. Todo lo que era de Rhea, incluido todo Piedra de las Runas, ahora será suyo. Deja a Gerald estupefacto para ir a bailar con Laena Velaryon (Savannah Steyn), a quien rápidamente encanta.

Mientras Laena hiperventila por Daemon, Laenor y Joffrey sienten la inquietante energía que emana de Criston. Está claro para Joffrey que Criston quiere a Rhaenyra. Se acerca a Criston, reconociendo sus respectivos lugares en las vidas de Laenor y Rhaenyra. "Deberíamos jurarnos el uno al otro para protegerlos a ellos y sus secretos", susurra, para gran descontento de Criston.

Daemon, habiéndose alejado de Laena, se encuentra bailando con Rhaenyra. Su química violenta y lujuriosa se manifiesta instantáneamente. "Te aburrirá", dice de Laenor. Ella se burla de él diciéndole que atraviese a la guardia real de su padre para llevarla por la fuerza de regreso a Rocadragón.

De la nada, estalla una pelea. No es Daemon tomando a Rhaenyra por la fuerza, sino Criston golpeando la cara de Joffrey hasta convertirla en una pulpa sangrienta. Es un hombre de honor, después de todo; el engaño no es algo que se tome a la ligera. Mata a Joffrey, sale del castillo, desenvaina su daga y se prepara para acabar con su vida. Entonces Alicent lo detiene. Él puede ser de utilidad para ella.

Dentro del castillo, mientras una rata sorbe la sangre de Joffrey, Rhaenyra y Laenor se casan. Momentos después de que la unión se selle con un incómodo beso, Viserys cae al suelo.

No sería una boda de Poniente sin un baño de sangre.
Divergente

En Divergente encontrarás noticias recientes sobre literatura, adaptaciones, series de televisión, películas y videojuegos.

Publicar un comentario

¡Deja tu comentario!
¡Tu opinión es muy importante para nosotros!
¡Exprésate con toda la libertad, pero siempre respeta la opinión de los demás!

Entrada anterior Entrada siguiente