Recap | The Last of Us | Infectados (T01E02)

Yakarta, Indonesia. Septiembre de 2003. Ibu Ratna, profesora de micología (el estudio de los hongos) en la Universidad de Indonesia, ve su almuerzo interrumpido por militares.

Joel, Tess y Ellie.

La llevan a un laboratorio, donde ve un espécimen de Ophiocordyceps bajo un microscopio. Esta es la misma especie que puede infestar y manipular insectos, pero este en particular, se entera la micóloga, proviene de un humano. Pero eso es imposible. "No pueden sobrevivir en los humanos", dice ella.

Ahora pueden.

Envuelta en un traje de protección contra materiales peligrosos, es conducida al cadáver de una mujer de mediana edad con una mordedura en la pierna izquierda. Cuando Ibu abre la herida, no se encuentra con sangre o músculo, sino con una masa dura y pálida. Usando un par de fórceps, investiga la boca de la mujer. Lo que saca son hebras de hifas, tan vivas como muerto está el cuerpo. Ella corre.

Lo que sucedió es esto: la mujer se volvió violenta mientras trabajaba en una fábrica de harina y granos, mordió a tres de sus compañeros de trabajo antes de recibir un disparo de la policía. Quien la mordió todavía está suelto en la naturaleza, al igual que 14 de sus compañeros de trabajo desaparecidos. Esta información perturba mucho a Ibu. "Te trajimos aquí para ayudarnos a evitar que esto se propague", dice su escolta militar. "Necesitamos una vacuna". Ella le dice lo que nos dijo el epidemiólogo la semana pasada: "No hay medicina. No hay vacuna".

Todo lo que hay que hacer, dice, es "bombardear esta ciudad y todos los que están en ella".

Finalmente, se tomó su consejo. Eso queda claro en las ruinas de Boston, donde los cráteres de misiles se abren debajo de rascacielos inclinados envueltos en placas de poliporos. La mayoría de las grandes ciudades fueron bombardeadas para ayudar a prevenir la propagación, le dice Tess (Anna Torv) a Ellie (Bella Ramsey) en el páramo postapocalíptico de 2023. "Trabajé aquí", agrega, "pero no en la mayoría de los lugares".


Joel (Pedro Pascal) desconfía de Ellie, pues acaban de enterarse de que está técnicamente infectada a pesar de no mostrar síntomas. (Según Ellie, fue mordida tres semanas antes dentro de un centro comercial abandonado en la Zona de Cuarentena). "Va a suceder tarde o temprano", presagia Joel. Quiere llevarla de regreso a la zona de cuarentena, pero Tess sabe que terminará muerta si lo hacen. "Tienes que dejar de hablar de esta niña como si tuviera algún tipo de vida por delante", dice furioso.

Tess maneja las cosas más suaves con Ellie, pero no demasiado blando. "¿Por qué eres tan importante para Marlene?", pregunta ella, claramente desarrollando una teoría propia. "Joel y yo no somos buenas personas. Estamos haciendo esto por nosotros, porque aparentemente vales algo. No sabemos lo que vales si no sabemos lo que tenemos".

Ellie les revela que Marlene cree que lo que sea que esté pasando dentro del cuerpo de Ellie es clave para desarrollar una vacuna. Hay médicos Luciérnagas en el oeste que quieren examinarla. Joel no solo es escéptico, está enojado. Ha escuchado esta historia antes, pero nunca ha surgido una vacuna. Tess le recuerda que no importa si es cierto o no; si las luciérnagas creen que ella es la clave para la supervivencia de la humanidad, pagarán un alto precio por ella.

Ellie se sorprende de que no haya más infectados en la ciudad. Escuchó que era una locura más allá de la Zona de Cuarentena, con "enjambres de infectados por todas partes". Ella pregunta acerca de las criaturas con superpoderes que "explotan esporas de hongos en ti", lo que hace reír a Tess. Sin embargo, ni ella ni Joel se ríen cuando Ellie levanta el espectro de los Infectados con "cabezas abiertas que ven en la oscuridad como murciélagos".

Aun así, un grito de los infectados se escucha en la distancia, y aunque están a solo 10 minutos a pie de la Casa del Estado de Massachusetts, la ruta más rápida también es la que tiene más probabilidades de estar atascada con infectados. Optan por el "camino largo", que consiste en subir a través de las ruinas de un hotel de lujo, cuyo primer piso está sumergido en agua sucia e infestada de esqueletos. Una vez pasado eso, suben 10 pisos solo para descubrir que su salida habitual ha sido bloqueada por concreto recién caído. Tess pasa a través de él en busca de una ruta alternativa, dejando solos a Joel y Ellie.


Es incómodo. Joel no quiere hablar sobre su vida, su relación con Tess o cómo terminó en Boston después de vivir en Texas. Se siente más cómodo hablando de la cantidad de infectados que ha matado, que son "muchos".

"¿Es difícil saber que alguna vez fueron personas?", ella pregunta.

"A veces", responde.

Tess regresa y los lleva por una ruta alrededor del bloqueo. Ellie se detiene para mirar la ciudad en ruinas desde un balcón. Abajo, cientos de infectados están reunidos, dándose un festín con los cuerpos. Se da cuenta de que sus movimientos parecen extrañamente sincronizados, como si estuvieran conectados por una fuerza unificadora. Tess dice que tiene razón. "El hongo también crece bajo tierra, fibras largas como alambres, algunas se extienden más de una milla", explica. "Pisas un parche de cordyceps en un lugar, puedes despertar a una docena de infectados en otro lugar. Ahora saben dónde estás. Ahora vienen".

Esta nueva ruta les obliga a atravesar un museo. Alguna vez fue un punto de acceso para los infectados, pero el hongo seco y calcáreo que se extiende a lo largo de su entrada hace que Joel piense que "finalmente todos están muertos allí". Armas y linternas desenfundadas, el trío entra. Y aunque al principio parece vacío, Ellie pronto se topa con un cuerpo nuevo, uno ensangrentado que parece haber sido mutilado. Lo que sea que haya hecho esto, se da cuenta Ellie, no es el típico infectado.

Joel, menos seguro acerca de la seguridad del museo, los conduce en silencio escaleras arriba. Sin embargo, el edificio parece estar en tan mal estado como el hongo que crece en sus puertas. Sus pasos producen crujidos alarmantes, como si la escalera, plagada de cuerpos mohosos y plagados de hongos, pudiera derrumbarse debajo de ellos. Después de ingresar a una sala de exhibición en la parte superior de los escalones, el techo se derrumba detrás de ellos, bloqueando la puerta detrás de ellos. Afortunadamente, la ventana que conduce a su destino está justo adelante.


Sin embargo, antes de que puedan alcanzarlo, un chirrido gutural puntuado por un repugnante chasquido perfora el silencio. Lo que dobla la esquina no es el típico infectado; más bien, es uno con una cabeza que es más hongo que carne. Aunque ciego, sus otros sentidos parecen agudizados. También es más fuerte y agresivo que el infectado promedio. Estos se llaman Clickers, y no solo hay uno en la habitación con ellos, hay dos.

Ellie, que nunca ha visto uno, se sobresalta, su leve jadeo es suficiente para enviarlos a ambos corriendo en dirección al trío. Joel dispara algunos tiros, pero no es suficiente para detenerlo. Ellie se esconde mientras Joel y Tess corren, llevando a los Clickers a otras áreas de la exhibición. Joel, tan silencioso como puede estar, recarga su arma y regresa con Ellie. Mientras intentan pasar sigilosamente, él pisa el fragmento de vidrio más pequeño, alertando al Clicker y desencadenando una lucha frenética. Joel descarga su cargador en la criatura, sus balas arrancan fragmentos de hongos antes de llegar finalmente a su cerebro. Cuando el otro Clicker corre hacia adelante, Tess lo descerebra con un hacha antigua (cortada de una de las pantallas) y Joel lo remata con un tiro en la cara.

Joel todavía está cuidando una mano dañada por su pelea con el soldado, Tess tiene un tobillo recién torcido y Ellie sufrió otra mordedura más pequeña en el mismo brazo que su herida anterior. Esto preocupa a Joel, a quien le preocupa que esta sea la herida que la convierta. Tess lo regaña por su pesimismo.

Se dirigen a la Casa de Gobierno, pero algo no está bien. El camión de suministros de las Luciérnagas en el frente está abandonado y sangre fresca pinta los escalones del edificio. En el interior, hay amplios suministros, incluidas armas y gasolina, pero las Luciérnagas están todas muertas. Está claro para Joel que uno se infectó y se produjo una lucha. "Los sanos lucharon contra los enfermos. Todos perdieron".


Se desespera. Sin nadie que se lleve a Ellie, Joel no sabe qué hacer con ella excepto volver a la Zona de Cuarentena. Y no están más cerca de conseguir la batería. Pero Tess dice que no va a volver. "Nuestra suerte tenía que agotarse tarde o temprano", suspira. Ellie lo dice antes de que Joel pueda: está infectada. Uno de los Clickers le mordió el cuello, después de todo, y la herida se está volviendo más grande. La consumirá en poco tiempo.

El primer instinto de Joel no es preocupación, sino miedo. Reacciona como si lo hubieran traicionado.

Tess contrasta su herida con la de Ellie, que ya se está desvaneciendo. "Esto es real, Joel", afirma. "Ella es jodidamente real". Ella le dice que, a pesar de la carnicería que los rodea, es imperativo que lleve a Ellie al oeste. "Mantenla con vida y arreglarás todo", dice ella. "Toda la mierda que hicimos".

Uno de los muertos a su alrededor cobra vida y Joel lo mata a tiros. Desafortunadamente, una de las fibras fúngicas en el suelo reacciona, tal como Tess le explicó a Ellie antes, alertando a los infectados en el camino. Tess sabe que el tiempo es corto. Ella comienza a volcar los bidones de gasolina y arrojar cajas de granadas. "Joel", dice ella, "salva a quien puedas salvar".

Joel, tan poco sentimental como parece, no duda. Ni siquiera se despide. Agarra a Ellie y corre, dejando a Tess mirando a la horda de infectados que irrumpe por las puertas delanteras. Saca un encendedor, pero no enciende la llama. Un infectado la acorrala, se acerca, abre la boca como para besarla. Hebras vivas de hifas salen de su garganta y se meten en su boca. Y ahí es cuando la llama finalmente se enciende, incendiando el gas y produciendo una explosión devastadora.

Afuera, Joel y Ellie escuchan los gritos de los muertos vivientes en llamas. ¿Hacia dónde ahora? Tess mencionó dos nombres antes de sacrificarse: Bill y Frank. Hacia el oeste.
Divergente

En Divergente encontrarás noticias recientes sobre literatura, adaptaciones, series de televisión, películas y videojuegos.

Publicar un comentario

¡Deja tu comentario!
¡Tu opinión es muy importante para nosotros!
¡Exprésate con toda la libertad, pero siempre respeta la opinión de los demás!

Entrada anterior Entrada siguiente